Masaje Tailandés

El Masaje Tailandés

Es una terapia ancestral, con más de 2000 años de evolución, basada en los principios Budistas de la compasión. Es una de las cuatro ramas de la Medicina Tradicional Tailandesa, que son; el masaje, la fitoterapia, la nutrición y las ceremonias espirituales.

El Masaje Tailandés es una asombrosa mezcla de muchas técnicas:

-Acupresión, trabajo de líneas energéticas (líneas sen)

-Reflexología

-Estiramientos

Para realizar todas estas técnicas el terapeuta de Masaje Tailandés usa más partes de su cuerpo para dar el masaje que los terapeutas de otras modalidades de masaje. Se usan las palmas de las manos, pulgares, pies, codos, antebrazos y rodillas.

Al paciente se le va trabajando a través de una amplia variedad de posiciones tumbado boca arriba, de lado, boca abajo y sentado.

El trabajo se realiza en el suelo sobre un futón. Esto conlleva muchas ventajas tanto para el terapeuta como para el paciente, el masajista no fuerza su espalda y gasta muchas menos energías para conseguir los efectos deseados, puesto que se trabaja con nuestro peso y no con la fuerza muscular. Para el paciente también es más cómodo pues un futón es habitualmente más amplio, estable y confortable que una camilla.

El desarrollo de una sesión de Masaje Tailandés es como un baile entre terapeuta y paciente. Gracias a su gran repertorio de presiones y estiramientos se mejora mucho la simetría y la movilidad de todo el sistema músculo esquelético, consiguiéndose resultados espectaculares sobre el resto de sistemas corporales; sistema linfático, nervioso, digestivo, cardiovascular, respiratorio, emocional…

Los beneficios que se consiguen con un tratamiento de Masaje Tradicional Tailandés son innumerables, para resumir destacamos los siguientes:

  • Reduce el estrés
  • Reduce el dolor
  • Facilita la circulación sanguínea y linfática
  • Reduce la inflamación
  • Facilita la eliminación de toxinas
  • Mejora los procesos digestivos
  • Aumenta la movilidad articular y de elasticidad, mejorando la simetría corporal
  • Equilibra y libera el flujo energético
  • Facilita el contacto con la memoria inconsciente
  • Facilita la liberación de problemas emocionales
  • Adaptándose a las características personales de cada paciente se puede realizar el masaje Tailandés en gente con todo tipo de patologías

La Medicina Tradicional Tailandesa considera básicamente que cualquier enfermedad se debe a un desequilibrio interno en el flujo de energía del cuerpo y que, en consecuencia,  la salud puede recuperarse corrigiendo ese desequilibrio. Por su parte, la concepción Occidental tiende a aproximarse a la enfermedad asumiendo que esta es causada bien por fuerzas externas, como virus o bacterias, o debido a una lenta degeneración de alguna habilidad funcional del cuerpo.

Ambos conceptos son alternativas válidas. La Medicina Occidental está basada en la filosofía cartesiana que representa al cuerpo como un sistema funcional y a la mente como otro. Acepta que cada uno de estos dos sistemas puede tener influencia en el otro, pero ve esencialmente a la enfermedad bien como algo físico o como algo psicológico. La Medicina Tailandesa ve al cuerpo como un todo, donde cada parte esta íntimamente conectada con el resto y donde cada órgano tiene tanto una función física como una función mental.

Hasta el presente, los médicos y grandes compañías farmacéuticas internacionales han trabajado sobre la base de que existe ‘un medicamento para cada enfermedad’. La aproximación filosófica subyacente tras esta idea es la de que una fuerza externa o química puede devolver la salud. Sin embargo, a pesar de que existen medicamentos de gran valor terapéutico, tanto la profesión médica como el público en general se han vuelto hoy mucho más escépticos respecto del uso extendido de los fármacos químicos. Por ello esta es quizás, la mayor desventaja de la Medicina Occidental: su potencial para causar un daño mayor a la enfermedad que intenta combatir a través del uso de fármacos.

Por su parte, la Medicina Tradicional Tailandesa sostiene que el cuerpo tiene la posibilidad y la habilidad para curar sus propias enfermedades si es dirigido  correctamente. Todas las variantes de la Medicina Tailandesa se basan en este principio,  y raramente pueden causar algún daño serio siendo, en consecuencia, formas particularmente seguras de tratamiento. Asimismo, todas hacen un hincapié particular en el concepto de prevención de la enfermedad, en lugar de esperar que esta manifieste síntomas para hacer algo respecto de ella. A diferencia de la idea occidental generalizada de visitar al médico cuando uno esta enfermo, la concepción oriental es la de visitar al médico regularmente para mantenerse sano.

Aunque muchas de las explicaciones de la Medicina Tailandesa son de alguna manera enigmáticas para los médicos occidentales, a lo largo del tiempo muchas de ellas parecen haber encontrado una base científica demostrable. En consecuencia, a pesar de sus conceptos radicalmente diferentes, sería razonable considerar a estos dos sistemas médicos como mutuamente complementarios en lugar de mutuamente excluyentes. Cada uno tiene sus propias ideas y métodos terapéuticos, cada uno puede beneficiar a los seres humanos de distinta manera y juntas, pueden ampliar las bases científicas y filosóficas de la Medicina.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies